Toma de notas

La toma de notas es una de las destrezas más importantes que se debe tener en cuenta en interpretación consecutiva o de enlace.

La toma de notas consiste en anotar las ideas y conectores clave del discurso, de forma que estas notas sirvan de apoyo a la memoria a la hora de reproducir el discurso. Es importante destacar que el/la intérprete debería anotar ideas o conceptos, y no palabras, y que las notas deberían servir de detonantes de la memoria, pero nunca sustituir a la misma. Por eso, no se debe tratar de anotar el discurso completo, sino aquellos puntos clave que le ayuden a reformularlo o aquellas ideas que sea preciso anotar para recordar.

Si bien lo más común es que cada intérprete desarrolle su propio sistema de toma de notas en función de su experiencia y necesidades, existen ciertos principios comunes que, en general, resultan de utilidad a la hora de tomar notas de una forma eficiente, así como ciertos símbolos que suelen ser de uso recurrente.

Los siete principios de Rozan

Símbolos principales

En cuanto a los símbolos, Rozan propone veinte símbolos principales que deberían contribuir a una toma de notas eficiente. No obstante, el intérprete puede haber interiorizado más o menos símbolos y puede emplearlos en distintos contextos e incluso darles diferentes significados en función del discurso de que se trate. Por eso, proponemos una lista no exhaustiva de algunos símbolos, referentes a conceptos, que empleamos frecuentemente y que nos han resultado operativos en la práctica de la toma de notas a lo largo del tiempo. Esta lista es meramente orientativa, pues cabe recordar que cada intérprete debe desarrollar su propio sistema de toma de notas, que le resulte eficaz y con el que se sienta cómodo a la hora de trabajar.

Es necesario recalcar, además, que la lectura de notas no debe convertirse en un proceso de descifrado a causa de la profusión de símbolos. El trabajo duro, el de procesamiento y análisis del discurso, debe haber concluido ya al comenzar la lectura de las notas.

A toma de notas é unha das destrezas máis importantes que debe ter alguén que interprete de xeito consecutivo ou de enlace.

A toma de notas consiste en anotar as ideas e conectores clave do discurso, de xeito que estas notas sirvan de apoio á memoria á hora de reproducir o discurso de novo. É importante salientar que quen realiza a interpretación debería anotar ideas ou conceptos, e non palabras, e que as notas deberían servir de detonantes da memoria, mais nunca substituír á mesma. Por iso, quen interpreta non debería adicar un esforzo desmesurado a tratar de anotar o discurso completo, senón aqueles puntos clave que lle axuden a reformulalo ou aquelas ideas que precise anotar para lembrar.

Se ben o máis común é que cada intérprete desenvolva o seu propio sistema de toma de notas en función da súa experiencia e necesidades, existen certos principios comúns que, en xeral, resultan de utilidade á hora de tomar notas dunha forma eficiente, así coma certos símbolos que adoitan ser de uso recorrente.

Os sete principios de Rozan

Símbolos principais

En canto aos símbolos, Rozan propón vinte símbolos principais que deberían contribuír a unha toma de notas eficiente. Non obstante, quen interpreta pode ter xa interiorizados máis ou menos símbolos e pode empregalos en distintos contextos e mesmo darlles diferentes significados en función do discurso de que se trate. Por iso, propoñemos unha lista non exhaustiva dalgúns símbolos, referentes a conceptos, que utilizamos adoito e que nos resultaron operativos na práctica da toma de notas ao longo do tempo. Esta lista é meramente orientativa, pois cabe lembrar que cada intérprete debe desenvolver o seu propio sistema de toma de notas, que lle resulte eficaz e cómodo á hora de traballar.

Cómpre recalcar, amais, que a lectura de notas non debe converterse nun proceso de descifrado a causa da profusión de símbolos. O traballo duro, o de procesamento e análise do discurso, debe estar concluso xa ao comezar a lectura das notas.